Pagina nueva 2

Reptiles

 

Inicio

Cordados

 

Los reptiles son vertebrados que están adaptados para vivir en la tierra; sin embargo, algunos han regresado al medio marino presentando modificaciones mínimas para vivir en él, y pueden realizar más actividades tanto en el agua como en la tierra, excepto algunas serpientes marinas. Los principales representantes marinos de los reptiles son las tortugas o quelonios, aunque existen serpientes en menor proporción, y algunas veces se observan cocodrilos que llegan al mar de forma accidental ya que su hábitat normal son las aguas dulces de los ríos y lagos o las salobres de los manglares. Algunos reptiles extinguidos son:

 

 

Ictiosaurios

 

Los ictiosauros fueron un orden de reptiles de la subclase de los euriápsidos.

Medían de de 1 a 10 metros de longitud. Estaban adaptados a la vida marina con su cabeza grande, cuerpo fusiforme, extremidades pares en forma de aletas, mayores las anteriores, y con 5 a 12 dedos provistos de numerosas falanges y cola ahorquillada; hocico largo y mandíbulas provistas de numerosos dientes, lo que demuestra su régimen carnívoro; y cavidades orbitales muy grandes, signo de ojos grandes y de posible vida abisal.

Hay fósiles tan excelentemente conservados, que de su estudio se ha podido conocer su dieta de peces y cefalópodos, y saber que incubaban internamente sus huevos, esto es, que eran ovovivíparos.

Los primeros aparecieron en el Triásico tardío y alcanzaron su clímax en el Jurásico, para extinguirse misteriosamente al final del Cretácico junto con otros reptiles.

En total durante 160 millones de años dominaron los mares, mientras que los dinosaurios dominaban la tierra firme.

En las mandíbulas tenía unos dientes largos y afilados. Al igual que sus parientes los reptiles reptiles terrestres y los voladores, respiraba aire. Inhalaba el aire asomando las fosas nasales fuera del agua. Sus grandes cuencas oculares nos permiten suponer que tenía buena vista. Al a igual de los peces, no tenía cuello. Esto les facilitaba el lanzamiento por el agua. La aleta dorsal ayudaba a que se mantuviera recto. Nadaba moviendo las aletas, como las tortugas actuales. Los científicos han averiguado que comía estudiando sus fósiles y observando el contenido de sus estómagos. Los mejores fósiles muestran que comía peces, marisco, moluscos, animales parecidos a los calamares y a las gibas actuales. De vez en cuando, capturaba un pterosaurio. El fósil de uno encontrado en Alemania muestra claramente la silueta de su cuerpo. La piel era gruesa y lisa. La piel tersa era imprescindible para favorecer el aerodinalismo. Su amplia cola se movía de un lado a otro, como la de los tiburones actuales. Nadaba moviendo la cola, como los tiburones o atunes actuales. Con las aletas llevaba la dirección. Podía alcanzar velocidades de hasta 40 kilómetros por hora. Utilizaba la aleta dorsal para mantener el equilibrio. Sin esta aleta sus cuerpos hubieran sido demasiado inestables.

 

 

Notosaurios

 

Nadaba por los mares junto a los primeros ictiosauros, pero no tenía el cuerpo acusado como ellos. Tenía los miembros anchos aplanados, y probablemente los usaba para impulsarse por el agua, de una forma muy parecida a los perros de hoy. Tenía dientes largos y afilados que perforaban la carne de los peces más escurridizos cuando los atrapaba con sus mandíbulas. La víctima indefensa quedaba atrapada por las mandíbulas, que encajaban perfectamente, hasta que dejaba de forcejear y el reptil se tragaba su cena. Pertenece a un grupo de reptiles llamados eurápsidos, que tenían una abertura en la parte superior del cráneo. La mayoría había desaparecido hacia finales del Triásico. Medía hasta 3 metros de longitud. Vivió hace unos 215millones de años, a mediados del período Triásico, en Alemania y Sudáfrica.

 

Mosasaurios

 

Los voraces cazadores marinos de finales del período Cretácico no eran peces, sino reptiles. Los Mosasaurios evolucionaron a partir de un animal parecido al actual varano llamado Opetisaurus, hasta convertirse en monstruos muy enormes.

Lo primero que encontraron de la pista de un Mosasaurio fue inmensa mandíbula. Este descubrimiento tuvo lugar en el valle del río Meuse, en Holanda. El animal fue bautizado con el nombre de este reptil. Georges Cuvier fue el científico francés que aventuró la idea de que la mandíbula había pertenecido a una criatura marina extinguida. Cuvier fue uno de los primeros expertos en manifestar la opinión de que las especies se extinguían. Gracias a él sabemos que constantemente desaparecen especies de animales. Desde aquel descubrimiento en Holanda se han hallado muchos otros fósiles de Mosasaurios en distintas partes del mundo. Parece ser que dominaban a finales del período Cretácico, las regiones que actualmente están ocupadas por los mares de América del Norte, África y Nueva Zelanda, así como los de Europa. Estos hallazgos a nivel mundial han permitido a los científicos saber con detalle cómo vivían los Mosasaurios. Tenía unas 100 vértebras, cuatro veces más que las personas. Cada vértebra estaba unida a la siguiente por una junta articulada, lo que le permitía al animal desplazarse en el agua como una anguila. Al igual que otros Mosasaurios, tenía unas mandíbulas especiales. Hacia la mitad de la mandíbula inferior había otra articulación que le permitía abrir la boca aún más para engullir piezas de grandes dimensiones. La mandíbula inferior no sólo bajaba más de lo habitual, sino que se movía hacia los lados. Puede afirmarse que rara vez mordía algo que no podía tragar. Los varanos y las serpientes aún tienen ese tipo de mandíbulas. Las serpientes pueden tragar ratones enteros de un solo bocado. Fijados en estas mandíbulas especiales había hileras de dientes curvados hacia atrás, lo suficientemente afilados para partir cualquier pez. Tenía una longitud de entre 3 metros y medio y 9 metros. Los más grandes alcanzaban la longitud de tres morsas macho.

 

Mesosaurios

 

 

Son los reptiles acuáticos más antiguos conocidos, de tamaño pequeño, cuerpo esbelto, cuello largo y patas cortas en forma de aletas. Vivieron en Sudáfrica y Brasil durante el período Pérmico, y algunos creen que fueron los antecesores de los ictiosaurios.

En 1.911, un científico alemán llamado Alfred Wegener observó que este pequeño reptil se había encontrado en rocas de dos continentes diferentes, pero en ningún otro sitio del mundo. Cuando reunió pruebas suficientes, Wegener dio a conocer su teoría de que en otro tiempo todos los continentes estuvieron unidos en un supercontinente, al que llamó Pangea. Era un pequeño reptil, de la longitud aproximada del brazo de una persona adulta. Nadaba en los lagos y charcas de agua dulce. Cazaba peces y otros animales acuáticos, por lo que debía moverse con rapidez para atraparlos. Su largo y esbelto cuerpo proporcionaba al reptil una forma aerodinámica, perfecta para nadar con rapidez. Cuando tú nadas, mueves los brazos para impulsarte empujando el agua hacia atrás. Sus patas tenían forma de pequeños remos, que desplazaban el agua de la misma manera. Su cola larga y estrecha por los lados y ancha a lo largo, no entorpecía sus movimientos cuando avanzaba velozmente por las aguas en busca de alimento. Tenía las mandíbulas largas y finas como un cocodrilo, llenas de dientes como alfileres. Cuando se deslizaba por el agua, tomaba bocados de minúsculos animales acuáticos y peces y expulsaba el agua entre los dientes antes de tragarse a sus presas. Medía 71 centímetros de longitud. Vivió hace unos 265 millones de años, en el período Pérmico, en Brasil y Sudáfrica.

 

Placodontos

 

Los placodontos son un orden de reptiles euriápsidos. Eran parecidos a las tortugas, y tenían un caparazón acorazado para defenderse de sus enemigos.

Parece extraño que millones de años después de que los animales abandonaran el agua para vivir en tierra firme, algunos evolucionaron para volver al mar. Pero esto puede ocurrir cuando existe un suministro de alimento que no se aprovecha.

Los más protegidos tenían la composición de los caparazones de las tortugas, pero estos reptiles no están emparentados con los placodontos. Ambos debieron desarrollar la misma armadura porque era fuerte y eficaz.

Era un animal marino. Imagina un animal que parece un tritón gigante; ponle la cabeza de una morsa sin colmillos, y tendrás a este animal. Fue uno de los primeros miembros de un grupo de animales llamado placodontos. Se alimentaba de marisco. Tenía largos dientes como tachuelas, que sobresalían de la parte delantera de su mandíbula, ideales para arrancar el marisco que las rocas. También tenía anchos dientes planos en el paladar, para triturar conchas y llegar a la carne. El resto del cuerpo, con su cola flexible y sus patas palmeadas, estaba adaptado para la natación. Tenía una hilera de protuberancias óseas a lo largo de la espina dorsal. No esa una armadura muy eficaz, especialmente porque en su mundo había muchos otros animales marinos feroces. Los placodontos posteriores a éste estaban mucho mejor acorazados. Medía 2 metros de longitud. Vivió a mediados del Triásico.

 

Plesosaurios

 

Los plesiosauros, también conocidos como elasmosaurios, fueron un suborden de reptiles fósiles de la subclase de los euriápsidos y del orden de los sauropterigios, que vivieron en los períodos Jurásico y Cretácico.

Eran casi todos gigantescos, con el cuerpo voluminoso, adaptados a la vida acuática, con cuello esbelto y largo, cabeza pequeña, patas en forma de aletas y cola relativamente corta. Se les podría describir, en general, como gordos delfines con el cuello muy largo y la cabeza como la de una serpiente.

Aunque son marinos, podían salir a tierra, como lo hacen hoy las tortugas o las focas.